El otro día, sobre las 3 de la mañana, entre Astro TV y Tarot TV, apareció en mi pantalla, en Canal 9, el gran Toni Cantó. No era una película cualquiera, era una en la que hacía de profe rojeras con el niño pequeño de la lengua de las mariposas. Inmediatamente pensé que era una maniobra de canal 9 para esquilmar el granero electoral de los socialistas en la Comunitat Valenciana; primero Pasapalabra en plena campaña, y ahora esto, en el prime-time de los insomnes.

Mi conspiranoia la confirmó el hecho de que no encontré la película en la parrilla. La había soñado. Pero googleando “niño de la lengua de las mariposas + toni cantó” averigüé que la película se llamaba “Eres mi héroe”.

No os voy a aburrir con el contenido de la misma, leed la sinopsis. Ni he hecho una investigación profunda sobre los ingresos que tuvo. Sólo sé que costó unos 2.000.000 €  y recaudó unos 255.ooo €. Fue la número 58 en el ranking de películas más vistas. La vieron 113.000 espectadores o 58.000 según las fuentes.  Fue una producción al 16% de Canal Sur (una de esas teles que según el programa de UPyD debe ser privatizada o cerrada) pero no puedo concretar cuánto dinero público se destinó a la película. En fin, recaudó el 12% de lo que costó. Benditos sean los que en ella invirtieron.

Toni Cantó no se refiere a este caso cuando habla y repite hasta la saciedad el verbo DESPILFARRAR. Los políticos somos unos inútiles despilfarradores, pero no sé si el despilfarro se limita a nuestra propia existencia, la de los diputados, los gobiernos autonómicos,… u otros hechos de la vida también merecen un examen, para ver si esta justificada, no ya su financiación, sino su propia existencia. No he leído al candidato analizar éste u otros proyectos en los que ha participado (internauta, VEO), ni entonar el mea culpa, como exige de todos los políticos de profesión (menos de su mentora, que cobra sueldo público desde La Pepa). Esta nueva raza de no-políticos nos va a salvar de la ruina, pero sólo de una ruina determinada.

En descargo de UPyD he de decir que en su programa no sólo incluye la citada medida de racionalizar todas las televisiones menos RTVE, la española, sino que también propone:

Establecer un modelo de inversión con retorno para la administración en las 
producciones audiovisuales y cinematografía, erradicando las prácticas viciadas 
y corruptas que han convertido la obtención de ayudas públicas en el verdadero 
objetivo de algunas producciones, con la eliminación de las subvenciones a fondo 
perdido.

Estoy convencida de que esta gente sabe de qué habla.

 

 

 

Anuncios