El viernes inauguramos exposición. Vivan los ganchitos y la fanta de naranja.

Exponían dos amigas, Alexandra y Altea, compañeras en bellas artes, y muy vidas paralelas, que han unido sus grabados en una muestra genial.

Antes de la inauguración, Altea me explica que el grabado nace como un medio para reproducir arte a gran escala, para ilustrar, para comunicar… Y yo le pregunto que qué hacen ellas grabando en el siglo XXI, y con cara de flipar me explican que esta técnica crea texturas y tonalidades distintas a las del resto de técnicas.

Y yo me pregunto, y nadie me entendió, empezando por Nacho (Marc sí) si alguna de las tecnologías que nos rodean, de las que parece que sólo sirven para comunicar, en el futuro serán técnicas artísticas. Sin más.

Os recomiendo encarecidamente la exposición. Pero sobre todo (y os vuelvo a enlazar) las palabras de las artistas
Anuncios