El viernes pasado nos reunimos con los músicos.
Tenemos muchas cosar que re-pensar sobre cómo ensayar y actuar en la Sala Gran. Van dos años de concierto mensual y unos pocos menos de ensayos. Y nuestra frenética actividad no es que moleste, pero colisiona con el derecho al descanso y la intimidad de los vecinos. En este mes vamos a estudiar juntos la mejor manera y el mejor sitio para ensayar.
L’Eliana fue de los primerísimos pueblos en tener locales de ensayo gratuitos para sus grupos. Esos locales primitivos tuvieron que clausurarse por razones de seguridad hace unos años. Desde entonces no hay grupo de l’Eliana que no tenga la esperanza legítima de ensayar en un local propio (aunque compartido). Ensayar en la Casa es una solución provisional(*). Provisional pero imprescindible. Mientras haya un cuarto con enchufe propiedad municipal, y siempre que Santa Decibelio lo permita, los grupos elianeros tendrán donde ensayar.
Pero en nuestro espacio provisional hay cuestiones técnicas que resolver. Algunas tienen que ver con la sonorización (pero tenemos la suerte de contar con Víctor. Uee); otras con el espacio; y las últimas con el incivismo de algunos.
Respecto del incivismo interno, confío en que lo vamos a resolver sin traumas. Creo que hay un principio en criminología que dice que la impunidad de un crimen hace que éste se multiplique (o algo así). Y aunque aquí no haya castigos, pues sí que creo que el viernes fuimos más conscientes de los malos usos y abusos.
Tenemos la (co)responsabilidad de retomar todas nuestras actividades y continuar utilizando la Casa como lo que es: el punto de encuentro de los jóvenes de l’Eliana. Su espacio exclusivo.
Descartada mi propuesta de cambiar baterías por triángulos y guitarras por chinchines, hay que darle más de una vuelta a todas las posibles soluciones.

(*) y provisional ¿hasta cuándo?. Es el espacio ideal contaría con cubículos independientes, gruesas paredes, salidas de emergencia,… Tenemos algunos pero se admiten sugerencias.

Anuncios